«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

domingo, 15 de mayo de 2011

El diario de los Pellas.

Las especulaciones sobre quien estaría dispuesto a salvar de la quiebra al matutino El Nuevo Diario y la incertidumbre sobre el futuro inmediato del rotativo, dominaron esta semana el ambiente político en Nicaragua.

El periódico, controlado hasta ahora por una de las ramas de la familia Chamorro -que también controla LaPrensa, el otro diario de circulación nacional- estaba en situación de insolvencia y sólo una inyección importante de capital lo podía salvar de la quiebra, según declararon sus directivos. 

La crisis se hizo pública hace apenas dos semanas, cuando a finales de abril la dirección del periódico despidió a un numeroso grupo de trabajadores, incluyendo a periodistas y fotógrafos, algunos de ellos con casi 30 años de servicio en ese medio. 

Once de esos trabajadores despedidos fueron a los juzgados y denunciaron al periódico por no pagarles la totalidad de las prestaciones sociales a las que tienen derecho, además de otras reclamaciones y, como consecuencia, el miércoles último se hizo efectiva la orden judicial de embargo preventivo contra el rotativo.

En la búsqueda de una solución a la debacle financiera -que algunos atribuyen a una pésima gestión empresarial- el director del periódico, Francisco Chamorro García, parece haber tocado muchas puertas, incluso las de la secretaria general del gobernante FrenteSandinista de Liberación Nacional (FSLN).

La posibilidad de que El Nuevo Diario, uno de los baluartes de la intensa campaña mediática que se ejecuta desde hace cuatro años contra el gobierno del presidente Daniel Ortega, pasara a ser controlado por el FSLN, hizo saltar de inmediato las alarmas de la oposición antisandinista.

Pero fue en vano, el FSLN y el gobierno nunca ofrecieron a los representantes de El Nuevo Diario la compra de acciones, sino que fue su director, Francisco Chamorro, quien se las ofreció, aseguró el ayer el periodista William Grigsby, director de Radio La Primerísima y cercano colaborador de la secretaria general del FSLN.

Finalmente, fue el Grupo Pellas, el más importante conglomerado empresarial, industrial y financiero de Nicaragua, el comprador de la mayoría de las acciones de los hermanos Chamorro García, con lo que se ha convertido en el nuevo dueño del periódico.

Al ron Flor de Caña, que es su producto estrella, el Grupo Pellas añade ahora un importante periódico nacional, con el que inserta de lleno en el sector de los medios de difusión, donde ya cuenta con un canal televisivo adquirido anteriormente. 

Ahora si El Nuevo Diario ha perdido su total independencia política, editorial e informativa, porque van a prevalecer los intereses del principal grupo empresarial del país en su política informativa, comentó William Grigsby.


Tomado de La Primerísima.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«HENOS aquí, construyendo los pilares de LO QUE HA DE VENIR»

Otros documentos de interés

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...