«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 2 de mayo de 2011

La OTAN asesina a tres niños más: en este caso nietos de Gadaffi.


Aunque la OTAN y sus secuaces repiten una y otra vez que Gadafi no es objetivo de sus bombardeos criminales, hoy han matado a su hijo y a varios nietos buscando su cabeza. Unos niños pequeños que jamás han desempeñado cargo político alguno y que no tenían la culpa de nada, y que ni siquiera sabrán qué tipo de gentuza y por qué razones lo hacen son los que lanzan las bombas contra los libios en busca, curiosamente, de su seguridad.

No es que los nietos de Gadafi valgan más que otros nietos de ciudadanos libios que también estarán muriendo a manos de los asesinos de la coalición aliada solamente para rellenar los bolsillos ya repletos de los millonarios que controlan sus gobiernos, pero la repercusión internacional es mayor, puesto que los aborregados ciudadanos europeos, que miran para otro lado mientras los libios mueren con las bombas que sus impuestos pagan, sentirán sus conciencias más sucias cuando sepan el nombre, los apellidos y la vinculación con un personaje conocido de los niños asesinados.

Aunque incluso el vicario de Trípoli, monseñor Martinelli, ha confirmado los asesinatos, los matones de la OTAN siguen negando que ataquen contra objetivos civiles y que persigan matar a Gadafi y sus familiares (algo para lo que la ONU no aprobó la resolución en la que los sanguinarios gobiernos de la coalición se basan para destrozar la vida de ya miles de libios).

Y es que la OTAN y todos los malditos que la apoyan aparte de asesinos sin escrúpulos (algo que han demostrado ya con creces en varios de sus genocidios, como Yugoslavia, Afganistán o ahora Libia), también son unos hipócritas que se pasan la tan vociferada y defendida democracia por el forro de sus bolsillos que, como todo mercenario cuya única medida moral es el dinero, es realmente lo único que les importa.

¿Serán juzgados los criminales de la OTAN y sus gobiernos cómplices alguna vez por un tribunal internacional de los derechos humanos por sus crímenes contra los derechos humanos, como ya lo fueron sus antecesores y maestros, los nazis? Me temo que solo una revolución en la cual los capitalistas vean de nuevo arrebatados o, al menos, fuertemente amenazados sus privilegios seriamente podrá hacer que el miedo les haga sentirse obligados a aparentar, como antes de la caída de la URSS, respeto a la vida y a la libertad de los ciudadanos y los pueblos. Si la tiranía del capital continua sin oposición alguna, el triunfo del fascismo (aunque los malabaristas de la propaganda del lenguaje lo llamen democracia) está asegurado.




----------------------------------------------------
Fotos:
1. Una de las nietas de Gadaffi asesinadas por la OTAN.

2.  Saif al-Arab.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«HENOS aquí, construyendo los pilares de LO QUE HA DE VENIR»

Otros documentos de interés

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...