«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

viernes, 11 de enero de 2013

Brasil: ¿Por qué la expropiación de tierras está parada por el gobierno de Dilma?

¿Les suena la musiquita? Es el reformismo-revisionismo santo y seña de eso que llaman socialismo del siglo XXI…

En Realidad el entrevistado se equivoca en un punto… lo que pasa al PT y a Dilma son cosas distintas, para el primero el secuestro sufrido por la financiación empresarial privada recibida a cambio de… Para Dilma la cosa es distinta, ella es una tecnócrata…

El documento:


Concepción Alexandre, Coordinador Nacional del ‘Movimiento de los Sin Tierra’ (MST) de Brasil, analiza la cuestión agraria durante el gobierno de Dilma Rousseff en una entrevista concedida al diario ‘Folha do Sao Paulo’.

¿Cómo valora históricamente el número de expropiaciones y asentamientos? La cantidad de familias asentadas y las expropiaciones van cayendo desde 2008/2009.

Desafortunadamente, en los últimos dos años del gobierno de Lula y ahora con el gobierno de Dilma, se ha abandonado la política de expropiación de latifundios. Eso es una falta de respeto a la Constitución, que determina que todo latifundio improductivo debe ser expropiado y dividido para quien lo quiera trabajar. En Segundo lugar, la política del gobierno favorece la concentración de propiedades de tierra en todo el país y los latifundistas lo agradecen.

¿Cómo valora el desarrollo de la reforma agraria durante la gestión del Partido de los Trabajadores (PT, en el gobierno), desde el 2003?

Los gobiernos de Lula y Dilma no son gobiernos ni del PT ni de izquierdas”. Son gobiernos de un frente político que agrupa un amplio elenco de clases sociales brasileñas. Desde la burguesía del agronegocio a la clase media, la clase trabajadora, los campesinos y los más pobres. La naturaleza de su composición le da estabilidad política y amplios márgenes de apoyo en la opinión pública, pero impide reformas estructurales que afectarían a los intereses de las clases privilegiadas.

Así, en este gobierno, está bloqueada no solo la reforma agraria, también la tributaria, la reforma política, la reforma judicial, la reforma de la industria, la reforma urbana y la de la educación. El gobierno no consigue aprobar siquiera la reducción de la jornada de trabajo a 40 horas semanales, una cuestión de civilización que los países del capitalismo industrial ya adoptaron.

¿Cómo valora el gobierno de Dilma Rousseff de estos dos años, con apenas 76 fincas expropiadas?

¡Una vergüenza! el gobierno de Dilma es rehén de esta alianza con la agroindustria, que es el latifundio modernizado, aliado con las empresas transnacionales. El Gobierno se enmascara con la protección que los grandes medios de comunicación dan a esa alianza y con los saldos de la balanza comercial.

Pero se olvida que ese modelo lleva a la concentración de la tierra y de los ingresos, desemplea a mucha gente, destroza el medio ambiente, mediante el uso de venenos agrícolas, que producen cáncer. 500.000 nuevos casos de cáncer por año aparecen como consecuencia de los alimentos. El cáncer es democrático porque afecta a todo el mundo. Es un modelo depredador del medio ambiente y solo aumenta los índices de desigualdad en los municipios donde es hegemónico. La historia le pasará factura a este gobierno. Pero entonces será tarde…

¿Cómo cambiar este escenario en el 2013? ¿Qué pretende hacer el MST o que espera del gobierno federal?

El MST continuará luchando y ocupando latifundios improductivos para forzar las expropiaciones y, al mismo tiempo, tejer alianzas que nos lleven a un Nuevo proyecto de país. Sin embargo, la reforma agraria no es solo el aumento del número de expropiaciones, esa es una obligación constitucional. La reforma agraria es necesaria para cambiar el modelo agrícola, dejar el agronegocio de lado y reorganizar la agricultura basada en la producción de alimentos para el Mercado interno. Reforma agraria para reorganizar el sector agroindustrial basado en cooperativas y no en grandes empresas trasnacionales como ahora. Adoptar una matriz tecnológica de agroecología, preservar el medio ambiente y frenar el éxodo rural a las grandes ciudades. Pero para eso es preciso un nuevo proyecto para Brasil. Ese proyecto depende de la construcción de las alianzas de clase que van más allá de las bases sociales y la fuerza política del movimiento campesino.

MST / Folha do Sao Paulo
Libre Red

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«HENOS aquí, construyendo los pilares de LO QUE HA DE VENIR»

Otros documentos de interés

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...